Correr es de cobardes… dicen…

Audiopost


Hoy mis pequitas y yo hablaremos de una actividad muy saludable, la carrera.

Si aún no lo sabías, correr es una de las actividades más efectivas y que más se utilizan para adelgazar, y para otros muchos propósitos en la mejora de la salud.

Pero… ¿Realmente se adelgaza corriendo?

Puedo contestar sin ningún tipo de duda y por experiencia propia que SÍ. Correr o hacer running es uno de los deportes englobados dentro de las actividades “cardio”, ejercicios aeróbicos dirigidos a la mejora de la resistencia y que, como efecto secundario reducen el peso.

¿Cómo empiezo a correr?

Si es la primera vez que te adentras a este mundo, primero debes saber algunas cosas:
– Debes tener un calzado adecuado para evitar lesiones o heridas que se podrían producir al elegir otro calzado no acorde a este deporte.

– Realiza un plan de entrenamiento adecuado a ti según la experiencia que tengas con este deporte si lo has realizado alguna vez o simplemente quieres seguir mejorando tus marcas y aumentando ritmo y kilómetros.

-Antes de empezar no puedes saltarte el calentamiento. Puedes evitar lesiones, o tirones, solo dedicando un par de minutos haciendo estiramientos y trotando un poco antes de empezar tu carrera. Un buen calentamiento ayuda a correr mejor evitando la fatiga excesiva, tirones, lesiones y mareos.

– La indumentaria es muy importante: No te sobrecargues de ropa. Lo más recomendable es llevar camisetas transpirables o cortavientos (si hace frío) y ropa ligera, como mallas de running. De otro modo puede que sudes demasiado y lo único que consigas con eso sea deshidratarte y tener una constante sensación de cansancio.

-Después de correr debes rehidratarte, y como ya sabrás no hay nada mejor para hidratarse que el agua. También puedes beber zumo natural o algún tipo de bebida isotónica (aunque este tipo de bebidas son más recomendables para personas que entrenan con mucha intensidad) . Para empezar, bien está el agua.

ERRORES (y es que todos caemos en ellos)

Muchas personas que realizan esta actividad suelen cometer varios errores, como correr muchos kilómetros sin estar acostumbrados ni tan siquiera a una rutina de entrenamiento básica. Puede parecerte lógico pensar que cuanto más corras más peso perderás o más mejorarás tu capacidad atlética, sin embargo esto no es así, podemos sufrir graves lesiones que nos hagan no poder continuar con la actividad, lo que sería contraproducente para nuestros objetivos, sean cuales sean.

Otra de las cosas que solemos hacer es que, cuando vemos que estamos perdiendo mucho peso sólo realizando 3 sesiones a la semana, llegamos a tener la necesidad de correr todos los días (pensando que así adelgazaremos más)

¡¡ERROR!! El descanso es necesario. No corras todos los días si tu cuerpo no esta acostumbrado a esta actividad, e incluso aunque lo esté. Debes descansar entre entrenamiento y entrenamiento e ir aumentando 2 o 3 minutos cada semana, para así poder llegar a correr al menos 30 o 40 minutos diarios, puedes empezar con 15 minutos a intervalos de 3 corriendo – 2 descanso, e ir aumentando hasta que los periodos de descanso sean cortos (1 minuto o menos) y los de actividad más largos (máximo 30 minutos). Una vez tu cuerpo esté acostumbrado a la carrera no necesitarás descansos, y podrás realizar una sola carrera de entre 60 y 90 minutos. Dependiendo de tus objetivos, esto podría ser suficiente, sin embargo, si pretendes ser un deportista de alto nivel, necesitarás de nuevas rutinas de entrenamiento más intenso que no discutiremos en este post.

Es también un error pensar que la carrera es una panacea universal para perder peso. Lo creas o no, la carrera desarrolla la musculatura de varias áreas del cuerpo (y no sólo precisamente de las piernas) lo que significa, que llegados a cierto punto, es posible que nuestro peso aumente (¿Sabías que la masa muscular pesa mucho más que la grasa?). Es un ejercicio saludable y equilibrado para la mejora de la capacidad física, sin embargo no está recomendado para las personas que tienen un exceso muy grande de peso, ya que podemos sobrecargar y lesionar las articulaciones de las piernas. Recuerda siempre que todo ejercicio debe estar aprobado para tu constitución y tu cuerpo. Si al correr sientes tensiones excesivas o dolores en las rodillas, quizás sea recomendable que pares y empieces con una marcha más suave. No es necesario correr, lo importante es llegar a la meta.

¡Un saludo mis pequitas! ¿Os atrevéis a salir corriendo conmigo esta noche?

Un comentario sobre “Correr es de cobardes… dicen…

Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

WordPress.com.

Subir ↑